Pequeños invasores

21 de marzo de 2012

ZapiConvivir con humanos, como ya os he comentado muchas veces, a pesar de las desventajas de los seres inferiores, aporta ciertas comodidades.

Pero convivir con un saco de pelos con la inteligencia ausente, como es el caso del simple de “Trasto”, solo acarrea disgustos, desgracias y problemas.

Los gatos nos acicalamos de forma elegante, programada y estructurada. Sin embargo los perros se rascan de forma compulsiva, con posturas bastas, groseras y toscas.

Hace unos días, sus impresentables rascados se acrecentaron en la frecuencia y, además, se acompañaban de un mordisqueo rápido, de un castañeteo de dientes que me pareció verdaderamente preocupante.

Esos mordiscos parecían producirse por algún tipo de picor repentino, ya que la cabeza de mi básico compañero se giraba a la velocidad del rayo (algo inconcebible para sus nimias capacidades) hacia la zona de la que presuntamente partía el problema.

Uno, que es curioso por naturaleza, se dirigió cerca de esa maloliente maraña de pelo con vida. Cuál no fue mi sorpresa cuando mi aguda vista pudo observar unos pequeños seres que corrían sobre su piel, intentando ocultarse bajo su pelo…

¡¡Una autentica invasión de pequeños seres vivos!!

Al fijar más la vista pude comprobar que algunos de esos repugnantes y minúsculos atacantes… ¡¡saltaban!! con una capacidad que me hacia plantearme mi inigualable potencia muscular.

La proximidad al foco del problema me hizo ser alcanzado por más de uno de esos muelles vivientes.

Como podréis comprender, la zozobra y el miedo a lo desconocido saturó mis límites del miedo: aquellos bichos infectos estaban sobre mi majestuoso cuerpo.

Pequeños invasores

No sabía qué hacer, jamás había sufrido una invasión de seres minúsculos. En medio de mi angustia sentí un pinchazo similar al que me proporciona el cobarde y ladino individuo de la bata verde.

Entonces perdí toda mi elegancia y comencé a rascarme, a saltar, a frotarme con todo lo que se encontraba cerca de mi atacado cuerpo.

Por fortuna, mi humana adulta, al ver la dantesca escena de “Trasto” rascándose y mordiéndose con total desazón, y quedarse anonadada ante mis brincos descontrolados, salió corriendo a un mueble del que saca todos los productos posibles para nuestros cuidados.

Nos roció con un espray que dejo empapado mi bello pelaje, y de propina, me puso un collar que desprendía un olor intenso, muy intenso, pero no desagradable.

Los picotazos cesaron…

En un breve periodo de tiempo, los invasores yacían inertes por el suelo de MI casa.

La próxima vez que vea a “Trasto” rascándose o mordiéndose de tal forma, cojo mis cosas y ¡me mudo de casa!.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

5 comentarios para “Pequeños invasores”

  1. Nago dice:

    Malditas pulgas que asquerosas son. Por suerte Roni solo tuvo alguna cuando llego de la perrera que rapidamente fueron exterminadas, aun así todos los meses le echo la pipeta por si las moscas. Y desde que tenemos a Tambor (el conejito) el tambien recibe su pipeta mensualmente por si las pulgas!

  2. CHINA Y CHIQUITITA dice:

    AUCH! QUE DOLOR CHIQUIQUITITA Y YO TUVIMOS ESOS PROBLEMAS CON ESOS PEQUEÑOS INVASORES ESOS SERES MINUSCULOS TE DAN UNOS PICOTASOS INAGUANTABLES HASTA QUE NUESTRA DUEÑA NOS COLOCO UN LIQUIDO Y A LOS PERROS TAMBIEN Y SI LOS VEO RASCANDOSE OTRA VEZ¡ME MUDO DE CASA!
    tenemos una duda ¿donde tus humanos consiguieron ese producto?
    RRROOONNNRRROONEEOOSS

  3. Gatos Domésticos dice:

    Excelente anécdota como siempre Zapi! Le hemos compartido en el muro de Facebook! Personalmente yo prefiero el collar anti pulgas antes que los talcos o líquidos, de momento es lo más efectivo que encontramos.

    Un afectuoso saludo!

  4. Mariana, Cthulhu y Mordisquitos dice:

    Nosotras tuvimos invasión no hace ni un año.
    Aún la recordamos con estremecimiento. Y nuestra humana.
    No bastó con nuestra pipeta: hubo que “fumigar” toda la casa… lavadoras… ¡¡una revolución!!

  5. Rosa dice:

    Pues en nuestro caso, fue nuestra mamá humana la q introdujo un bicho infecto en nuestro hogar…tres estilosos felinos y una perruna viviendo en casa y la q trae las pulgas es la humana de la casa….Se fue a un sitio lejos llamado Irlanda y de allá, aparte de un bonito anillo de plata se trajo del hostal donde se fueron a dormir, un bichillo bastante incordiante que nos acompañó en casa un mes, y no se iba ni a tiros!

Deja un comentario