¡Subidón, subidón!

16 de diciembre de 2010

Zapi

Mi vida discurre, generalmente, en un remanso de paz, una balsa de aceite, un mar en calma… Pero, queridos amigos, tras la llegada de “aquello” a mi hogar, puedo decir, sin temor a equivocarme, muy alto, y muy claro:

¡¡mi vida ha cambiado!!

Una mañana, de esas en las que están todos los humanos por el hogar, salieron en grupo (¡que paz! esos momentos rozan la perfección) y, al volver, traían, entre otras muchas cosas, algo alargado envuelto en un papel.

Mi curiosidad creo que incluso supera la media de mi especie, por lo que estaba deseando que descubrieran aquel objeto para poder clasificarlo, marcarlo… integrarlo en MI territorio.

Al principio, al ver lo que era, he de reconocer que me lleve una clara decepción: “¡pfff, otra planta!”.

Mi humana adulta se pasa horas cambiándolas de envase, echando agua con un ridículo plástico con un largo pitorro y, lo más fuerte, ¡¡las habla!!… ¡pero si no contestan, si no se mueven, si la mayoría tienen un sabor que lo único que consiguen es darte arcadas!

Pero aquella era diferente… muy diferente…

Según me fui acercando al inerte vegetal para investigar sus posibilidades, notaba como mis sentidos, ¡¡TODOS!! se inundaban de sensaciones…

Me apetecía frotarme, morderla, darle con mis patas y, evidentemente, lo hice…

Mi cara y mi barbilla recorrían todas las partes de aquella sugerente planta y, casi de forma automatizada, mis sentidos y mi organismo, no obedecían a mis mandatos… era como si todo lo que ofrecía la planta se estuviera apoderando de mi consciente y de mi subconsciente…

En pocos instantes, sin saber por qué, estaba rodando por el suelo, pataleando, “corriendo” con mis patas hacia arriba… luego un encadenado de saltos, cortas carreras… no perseguía nada, pero mi cuerpo quería expresarse, manifestarse… ¡¡qué subidón!!

¡Subidón, subidón!

Aquella indescriptible situación duraría un par de minutos… luego, de repente, es como si todo el interés y las alucinantes sensaciones que me había provocado, desaparecieran de repente…

Al terminar aquel “transitorio ataque de locura”, pude darme cuenta de que mis humanos, todos, incluida la abuela, seguían con la boca abierta, las mandíbulas desencajadas en la más clara humana expresión facial de sorpresa.

El primero en reaccionar fue el pequeño humano, y sus risas inundaron la sala, seguidas de forma inmediata por las de todos los integrantes del grupo.

Estaban alucinados, pero, en el fondo, creo que mi reacción era la que esperaban…

Al pasar unas horas, mi organismo me pedía “otro contacto” con aquel vegetal de maravillosos dones y, una vez más, fue “alucinante”… ¡¡Subidón, subidón!!

Creo que no podre vivir sin esa planta… no me hace falta hablarla, pero… “¡¡como me entiende!!”

(¡Ah!, y oí a mi humana adulta llamarla “catnip”)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

21 comentarios para “¡Subidón, subidón!”

  1. Laura dice:

    Zapi!!! Dios Mío!!! dime cual es esa planta….yo también quiero subidón subidóooooooooooon!!!

  2. Tweets that mention La vida de Zapi»Archivo del blog » ¡Subidón, subidón! -- Topsy.com dice:

    […] This post was mentioned on Twitter by Javier Belloso Martz and El gato en casa, La vida de Zapi. La vida de Zapi said: ¡Subidón, Subidón!…http://www.lavidadezapi.es/?p=546 […]

  3. Asia dice:

    Me habían maullado bien de esa planta, así que dejé claro a mis humanos (por medio de otras plantas que tenían) que sería buena idea tener una de estas. Probé con la planta tierna, seca, triturada, con las hojas y con las flores… Nada: ni subidón ni hocicos, esta planta me causa indiferencia gatuna.
    Y a mi madre y mi hermano adoptado igual… Zapi, qué suerte tienes!

    Rrrrronrrrrroneos!!

  4. Alfredo dice:

    Simplemente genial. Me he reído muchísimo pero que muchísimo

  5. Zapi dice:

    Asia… no a todos los felinos nos provoca el mismo efecto… en conversaciones de ventana y terraza con los gatos del barrio, muchos me comentaban, tras relatarles mi “sinpar” experiencia, que a ellos no les provocaba tales efectos…
    Una lástima, sinceramente…
    Por cierto, ahora que me lo recuerdas, me voy a dar un homenaje¡¡¡¡
    Yupiyeyyyyyyyy¡¡¡¡

  6. Daniela dice:

    Y yo añado que a la planta esa que también han traído a mi hogar los humanos, me vuelvo loca con las tiras esa brillantes y “cazables” que lo rodean..y las bolitas de colores que cuelgan??? ufff, eso ya es lo máximo, acabo volviéndme loca con todas a la vez…y el nuevo juego que propongo, Zapi, es meter el ratoncito ese que nos tiran los humanos por la cinta peluda esa brillante…ufff, es lo más en juerga!!

  7. Zapi dice:

    Daniela, estoy en ello, pero me va a caer una…
    He probado con la planta (catnip me ha parecido oirle a la humana adulta que se llama) y a atrapar esas cintas brillantes y la he liado, me atacó el árbol y todos sus habitantes, agggg.
    Ahora mismo escondido estoy antes de que me encuentren…

  8. Lolín dice:

    Ya te digo Zapi, mis humanos tambien ponen extrañas caras cuando me da el subidón, se nota que ellos no nos comprenden, por ciero la planta la que te refieres es el árbol de navidad? aaaah el arbol de navidad, podría pasarme horas observandolo jugando en el y en el llamado belen…….me encanta hacerles atentados a sus visitantes! Miaaaaaaaaaaau

    Por cierto, cuando quieras pasare por MI casa, y por l cuarto de Mi humana pequeña, esta lleno de gatos de peluche………QUE MARAVILLA

  9. Daniela dice:

    amigos mininos, tenemos que reconocer que pese a los estresantes cambios que nuestros humanos tienen en estas fechas, tenemos tb un parque de atracciones en nuestros hogares..qué cahondeo!!!
    Zapi, no me digas que no estás espléndido que si liándola con las cintas brillantes, con los habitantes del árbol y jugando a esconderte en tan maremagno utensilio de luces y colores!!rrrrrrrrrrrrrssss

  10. Nago dice:

    Acabo de comprar un trenecito de juguete para poner debajo del arbol de navidad, mañana lo instalare y le dejare a Roni que os cuente su experiencia, por cierto yo ya no pongo Belen ya que mi fiera se dedicaba a meterse en el portal no me digais como pero ahi se metia.
    Por cierto tambien le he comprado una fuente ideal para que beba agua y asi no tener los grifos abiertos todo el dia (todo un exito)

  11. Catarato dice:

    Buenas tardes a todos mis compañeros gatunos.
    Os deseo que estos dias de trajín continuo de ruidos infernales, de humanos gritones, que no hacen mas que fotarse con todos, los humanos gritonesque pillan , de olores que impegnan el ambiente, tantos!!!! que es imposible descifran uno en concreto…, pasen lo antes posible.
    Catarato, un cordial saludo gatuno

  12. Nago dice:

    He de decir que el dichoso trenecito que ha comprado aqui mi amiga humana ¡no me gusta un pelo! hace un ruido escandaloso, da vueltas, tiene luces y por si fuera poco hay un señor gordo vestido de rojo que mueve una campana.
    ¡Estoy indignado! Y para colmo me compra la fuentecita esa que bueno no es que me guste demasiado (en el fondo me gusta pero trato de disimular y sigo pidiendo agua del grifo), encima me ha contado mi humana que mañana es nochebuena o nochenoseque y que vienen mas humanos a casa (humanos pequeños que no me gustan nada de nada) Buff menudas navidades me esperan.

    Felices fiestas a tod@s y no comais mucho turron que luego nos duele la panza 😉

  13. GatitoIker dice:

    A mi gatito le gusta morder el cactus y arrancar las hojas, es un gato muy raro y la verdad es que me precupa mucho por si se come la savia que hay dentro de esa planta

  14. Rosa dice:

    A mi gatita Lluna si que le gustan esos dias tan hermosos. Es muy agradecida y muy dulce. Solo se entristece con las vacaciones. Cuando regresamos, llora tanto, que se queda afonica. Es una gatita muy guapa, blanca con medio manto negro por la espalda. No conozco la planta del subidon. bueno, vale. Hasta otra ocasion.

  15. Calcetin dice:

    Pero yo vi una vez a unos gatitos en el aparato ese con teclas de mi humana a los que le daban de esa planta (catnip), y la verdad es que no me gustó mucho, es más, me dieron un poco de pena… Hasta les salía saliva por la boca a algunos!!! no sé, yo prefiero no tomar de eso, no quiero perder mi elegancia y compostura tan fácilmente, me da hasta miedo!! No sé qué pensáis, he oído hablar a mi humana de esa planta y dice que parece como una droga, y que no ve necesario que la pruebe… Aunque estoy un poco confundido por lo que cuentas Zapi, pues parece que no es nada malo, no??

    Bueno, feliz año compañeros y compañeras, y aprovechad, que creo que nos quedan poquitos días de artilujios divertidos de colores brillantes en casa…

    Ahora me voy a retozar un poquito con mi humano que está durmiendo la siesta y se le pone la espalda calentita calentita…

  16. Muñeco dice:

    ZAAAPIIII!!!
    ¡¡¡Necesito esa planta!!!
    A ver dónde la busco….
    ¡¡Yo también quiero subidón!!
    (¿Has oído hablar de la hierba gatera? ¡Hace el mismo efecto, más o menos!)

  17. maria dice:

    miguel es mi gato y se come el arbol de navidad ke es de plastico no lo entiendo sera ke lo confunde con uno de verdad

  18. Zapi dice:

    La hierba gatera es como “cesped”… nada que ver… esta planta es “la caña”… ¿droga?, para nada… problema cero, no adictiva, subidón absoluto… y esas babas que “sueltan” algunos colegas al tenerla cerca es de puro placer…
    Me voy a dar otra alegria con la plantita…. yupi¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  19. Kristeen Coley dice:

    Hola! De verdad me gusta tu pagina. Me anima bastante. No se mucho acerca de este tema sin embargo necesito hacer unos cambios en mi, por eso seguire visitando esta pagina. Seguro que ayuda a mucha gente. ya te contare lo que me aporta… saludos

  20. tnuk dice:

    Ja ja ja.. Zapi me encantan tus comentarios, estoy enganchada a tu blog..
    Yo tengo dos gatos y uno de ellos no le hace caso al catnip, pero el otro tambien ss pone todo loco..
    Besetes..

  21. mar dice:

    Jopetas Zapi a mi me encatan los gatos uf! por dios cuantos añitos tienes ZAPI? También te quiero preguntar algo ¿tienes casa o vives en la calle? soy tu fan numero 1, ¿de donde eres?

Deja un comentario